jueves, 24 de noviembre de 2016

Tú y yo
que no somos nosotros
y nunca lo hemos sido
derrochamos tal ternura, tal delicadeza
al mirarnos a los ojos
que iluminamos ciudades
Tú y yo
que nunca hemos tenido descendencia
que ni siquiera hemos convivido
pasamos las mañanas durmiendo
y las noches enredados follando y conversando
Tú y yo
que no nos conocemos
que casi ni nos hemos tocado
esparcimos nuestra lujuria
por cada rincón del mundo
Tú y yo
que no existimos
nos amamos


viernes, 18 de noviembre de 2016

En mi mundo de contrastes
me desprecio y me admiro al mismo tiempo
He perdido la habilidad de utilizar un lápiz
y, sin embargo, escribir es lo único que me permite respirar
Amo y odio por igual mis elecciones
mi constancia
mi cobardía
mi autodestrucción
Mi termostato emocional funciona errante
dando calor e intensidad a lo irreal
Sé que bulle algo bajo la superficie
y, al tiempo que lo amo y lo atesoro, lo escondo
Levito sobre mis días, inerte
Deseo que la noche dure más horas
pasar más tiempo con mi envés
Me busco en el diccionario
allí donde sé que no voy a encontrarme
mientras ardo en deseos de localizar mi núcleo
el lugar donde nacen los contrastes
en el que el hielo se funde en lágrimas de sangre
y las heridas se abren, por fin, para secarse al sol
¿Cómo vivir sin luz? ¿Cómo sobrevivir sin esperanza?
Aún más: ¿cómo existir sin dolor, sin lucidez?
¿Cómo completarme sin rasgarme, sin negar un pedazo?
¿Cómo no romperme al crecer, al renacer?