martes, 24 de marzo de 2015

¿Y si retomo un poco de mí,
ahora que tú no estás escuchando?

Aunque no sabes que escribo para ti,
de todas formas,
para esa imagen de ti que he creado.

Alguien me ha dicho que puede decirme quién soy,
el porqué de mí,
mi diseño.

Y yo lo creo:
tiene que haber una explicación,
un mapa,
un libro de instrucciones.
No puedo ser tan banal,
tan inconsistente,
tan incapaz.

Así que vale,
soy única,
soy diferente,
especial.
Te creo.

Pero ¿me darás la clave?
¿Me dirás qué hacer, qué camino tomar?
O mejor, ¿lo tomarás por mí?
Así el dolor de la indecisión cederá, ¿verdad?
Y el miedo no tendrá lugar, ¿no es así?
Y no tendré que construir nada,
ni arrepentirme,
ni vivir.